Calle Teresa Monge

Teresa Monge placaSiguiendo con nuestro cometido de recorrer las calles de la ciudad, hoy nos encontramos en el moderno Polígono de Eras de Renueva, prácticamente en lo que supone su punto final, justo en el límite con la carretera de Carbajal. Nos referimos a una de esas nuevas arterias que, en sentido ascendente, acaba perdiéndose en las rancias y ondulantes praderas que acotan el entorno. Bautizada en homenaje a la malograda dirigente socialista Teresa Monge, aunque su rótulo evidencia un grave error ortográfico, tiene su comienzo en la larga y completa Avenida de los Reyes Leoneses.
De mediano trazado y aceptable anchura, todas sus viviendas son bloques de edificios de considerable altura y extraordinaria presencia estética, características comunes a toda la zona. Un grupo de farolas adornan y enriquecen algún espacio verde que aparece hacia el final de la calle. Por múltiples razones, el letrero que corona nuestra calle induce a la equivocación. Porque el término «monje» no hace alusión, en este caso, al miembro solitario o anacoreta de una comunidad masculina que vive separado del mundo, estando sujeto a votos de pobreza, castidad y obediencia. Hablamos, desde luego, de prácticas religiosas circunscritas a tiempos pasados, hoy casi en desuso.
En realidad se refiere a una mujer, aunque el encargado de reproducir el nombre de la homenajeada en la citada placa, debió de faltar a las correspondientes clases de ortografía tan imprescindibles en todo momento. Así ha variado la «g» por la «j», pues la placa hace mención, a pesar del error, a la joven mártir socialista Teresa Monge Melcón.
En el mes de junio de 1997 fueron bautizadas hasta trece calles en el cada día más poblado Polígono de Eras de Renueva, incluyendo el nombre de «Teresa Monge» para una de estas modernas vías del nuevo León. Sin insistir en el llamativo y casi ridículo error histórico relacionado con aspectos culturales y ortográficos, vamos ya con la trayectoria vital de aquella joven idealista cruelmente masacrada durante los violentos días de la Guerra Civil.

TERESA MONGE

De origen gallego, pues nació en Monforte de Lemos el año 1914, Teresa Monge Melcón fue una alumna destacada en la Escuela Sierra Pambley. Avecindada en León, se afilió a las Juventudes Socialistas locales, participando en los numerosos movimientos políticos y sociales que trajo consigo la entusiasta proclamación de la II República. No hay más que recordar el apogeo de actividades culturales que florecieron en todos los puntos del país, protagonizadas por personalidades tan fascinantes como Federico García Lorca.
Tras la victoria electoral del Frente Popular, el 10 de marzo de 1936 se celebra la Asamblea de la Agrupación Socialista de León, resultando elegido como presidente don Alfredo Nistal. Aprovechando esta reunión, las juventudes de PSOE también se estructuraron, con Carlos Mauriz como presidente. Una de las militantes más activas era, cómo no, Teresa Monge.
Emilio Mola, cabecilla e inspirador del levantamiento militar de julio de 1936, diseñó una «estrategia del terror» para los republicanos que cayesen en poder de los rebeldes para asegurarse la retaguardia en las provincias conquistadas. Esto fue lo que ocurrió en León, donde la mayoría de las autoridades civiles y militares fieles al gobierno legítimamente constituido, fueron pasados por las armas.
Desde los primeros días de la violenta insurrección se sucedieron los «paseos» y ejecuciones irregulares, perpetradas generalmente al amanecer. Pero la matanza más atroz, digna de entrar por méritos propios en el catálogo de la infamia universal, tuvo lugar en el llamado Campo de Fresno, entre Valverde y La Virgen del Camino. Allí fueron torturados, descuartizados y quemados alrededor de cuarenta leoneses, y entre ellos tres mujeres. Una de ellas era nuestra Teresa Monge, inmolada salvajemente por la defensa de sus ideales socialistas y democráticos. Descanse en paz otra de las muchas mártires que a ambos lados costó una Guerra Civil realmente horrible y devastadora.

Calle Teresa Monge

Fuente: Diario de León

Quizás le interese leer...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *